14
Diciembre
image

Lo que el mundo piensa sobre el 20-D: España en el punto de mira

Mucho se debate sobre qué va a ser de España y su mercado exterior a partir del 20-D. Tanto S&P como todas las agencias de calificación del mundo tienen miedo a que pueda asistir un período de incertidumbre a la vuelta de las elecciones. Han dejado patente todos los partidos que las cosas hacia el extranjero no cambiarán mucho, y que se ajustarán a sus planes electorales.

El principal problema que nos encontramos aquí es que, al dejar de existir el bipartidismo, se pueden dar multitud de coaliciones para gobernar el país. Al igual que el PP sólo pactaría con C’s, Podemos sólo se atrevería a pactar con el PSOE y, aunque la ventaja estaría tanto en C’s como en el PSOE, que también podrían pactar entre ellos. Esto dejaría a los dos extremos (el más votado y el menos votado según las encuestas) con una posibilidad de pacto única y, a los que se encuentran entre medias, con dos posibilidades cada uno. Según a quién vayas a preguntarle, refiriéndose a países del mundo, te darán su visión de lo que es mejor o peor para el país.

De los 108 países encuestados que tienen relación directa con España, sólo 3 de ellos verían bien que cualquier partido pactase con PODEMOS. El 60% (65 países) verían bien un pacto de la derecha (PP-C’s), un 30% (32 países) se inclinarían por un pacto C’s-PSOE, y una minoría de un 9’8% aceptaría un pacto de bipartidismo PP-PSOE.

La política económica restrictiva aplicada por el gobierno de Rajoy, unido a su poco carisma y a sus múltiples casos de corrupción, dejan dañado al PP para estas elecciones. Este ha cumplido con su deber económico de cara al exterior, al conseguir que España vaya a lograr crecer un 3,4% aproximadamente, por encima de la media europea que se encuentra en el 1,5%.

Sobre el PSOE cae la sombra alargada de los 8 años de zapaterismo en el que España redujo drásticamente su avance económico mucho más de lo que realmente se podría haber achacado sólo a la crisis. Muchos extranjeros ven a Sánchez como un segundo ZP, el cual ha hecho grandes guiños abiertamente al partido de Iglesias. Atrás parece quedar la “vieja guardia” del expresidente González, los cuáles ahora sí podrían devolver una base realmente socialista al PSOE, que está muy lejos de lo que realmente fue.

PODEMOS es visto como el chavismo y la izquierda radical pura, más parecido a Evo Morales y Maduro que a Putin en sus momentos de mayor demagogia y humo político. La extrema izquierda está muy mal vista en cualquier negocio internacional ya que se ha probado que sus modelos económicos no funcionan. Es más, siempre se han atribuido méritos por tomar medidas económicas útiles pero fuera, realmente, de lo que son sus ideas, como es el caso de China.

C’s quiere mostrar una nueva cara de centro que, según el día y a quién se le pregunte, tiende hacia un lado o hacia otro. Es verdad que la mayoría de los países ven con buena cara darles una oportunidad para demostrar que pueden hacerlo, pero muchos otros tienen miedo de que, simplemente, sean una máscara encubierta que se radicalice y acomode una vez llegado al gobierno.

Arístóteles definía la democracia como la menos mala de las desviaciones políticas. En un momento de tanta incertidumbre electoral, donde ningún partido ofrece una seguridad política limpia, nos acogeremos a esa cuerda que tiende el filósofo griego en nuestra invitación al voto. Que cada uno vote a la opción menos mala pero, ya que tenemos esa libertad democráticamente otorgada al ciudadano, ejerzámosla.