09
Diciembre
image

Venezuela: un nuevo amanecer

Todo el mundo está contento porque el “régimen” chavista de Maduro ha perdido de forma monumental las elecciones a la Asamblea Nacional de Venezuela, que no elecciones a la Presidencia como mucha gente piensa. Aun así, sí son unos buenos augurios de cara a las elecciones a la Presidencia de 2019.

La oposición ha conseguido 109 de los 167 escaños teniendo, a partir de ahora, gran capacidad de toma de decisiones por parte de los opositores al chavismo. Este año, Venezuela ha estado marcada por los elevadísimos índices de inflación, y las largas colas en supermercados y lugares de abastecimiento para conseguir bienes básicos, que han escaseado en demasía.

Los 109 diputados junto con el Partido indígena (3 escaños) podrían al tener más del 65% de los votos, censurar al vicepresidente o a los ministros, impulsándoles incluso a su destitución. Si ellos quieren, y a través de un procedimiento largo y complejo, podrían llegar a designar al poder judicial y cambiar las leyes electorales a su favor. Pueden, además, impedir que el presidente viaje al extranjero por un período superior a 5 días si lo ven necesario, al igual que pueden cesar e investigar a funcionarios públicos y aprobar leyes orgánicas.

Torrealba, el líder de la MUD, asegura que lo que ellos desean es la reconciliación de todo el pueblo venezolano y ser capaces de lidiar con la situación económica, y de emergencia social, que vive actualmente el país.

Muchos dicen que la oposición aprovechará para aprobar un proyecto de reforma constitucional, que se someterá a referéndum entre los ciudadanos.

Venezuela ve un nuevo amanecer. En 16 años, con el “Gorila Rojo” al mando, Venezuela perdió todo su poder internacional intentando llevar una revolución como la cubana o la norcoreana. El pueblo venezolano, por primera vez en mucho tiempo, ha sido capaz de hacerle frente. Pero no nos engañemos, la mayoría de todos estos votos son de persona entre 18 y 40 años que han sido residentes en el extranjero y han visto la realidad que hay fuera, llegando muchos de ellos a sentir pena por su país.

Esperemos que los acontecimientos de desarrollen de forma pacífica y el presidente Maduro acepte con resignación su gran derrota en las urnas, por el bien de su país y de todos los venezolanos.