01
Diciembre
image

Rusia abandera la 'Cruzada' contra el ISIS

Muchos afirmaban allá por 1999, cuando Vladimir Putin se hizo ministro de Boris Yeltsin, que instauraría una nueva “Madre Rusia” y, con ello, un gran Imperio que se extendiera hasta el Mar Adriático.

Estos no se equivocaron del todo. Rusia metió su mano en Ucrania y Crimea, dejando en evidencia el poder político de la Unión Europea, acojonada por el precio del gas ruso y de las posibles consecuencias que pudiesen tener unas sanciones duras y merecidas a Rusia.

A día de hoy, muchos de los que estaban en contra de las políticas expansivas e imperialistas de Putin, están a su favor. Le ha mostrado a Occidente que el problema actual es que Europa está dormida y que, todas esas personas que han ido emigrando poco a poco a los países centroeuropeos, son “cuarta columna” del islam.

Putin ha sido el único que ha tenido narices para enfrentarse de cara a todos los problemas que están, o pueden afectar, a su querida “Madre Patria”. No nos engañemos, a la vez que muchos europeos se consideran europeos antes que nacionales de su país, los rusos son rusos ante todo, y lucharán por sus intereses y por sus creencias mucho antes que por una Europa unida y el sueño nacido en 1957, el Tratado de Roma para la conformación de la Comunidad Económica Europea.

Rusia y, en especial, los rusos de los países cercanos a la religión musulmana, se han radicalizado y le han pedido a Putin una intervención severa contra el ISIS. Esto se produce no sólo por intereses económicos como puede ser la subida del precio del petróleo en una guerra, sino por no perder su identidad, cultura y costumbres.

Durante estos pasados días, Putin se ha reunido con gran parte de los grandes líderes de Occidente para presentar y conformar una lucha contra el ISIS, que él prevé sangrienta y a la cual quiere que se una la OTAN con todas sus fuerzas.

Estaremos pendientes de las decisiones de la OTAN en las próximas jornadas en pro del desmantelamiento de ISIS, y su acción fanática y expansiva.