14
Julio
image

El Crack Asiático

China, uno de los países llamados a ser de los más grandes, ha dejado que su mezcla nostálgica del estalinismo y su gran afán de abrirse al mundo se hayan vuelto en su contra. Muchos han denomidado esto "socialismo de mercado", una idea que lejos de ser utópica ha parecido muy real desde el año 2008, tanto, que muchos pronosticaron que el gran dragón chino sería capaz de sostener el conjunto de la economía mundial. Sin duda los años 2008 y 2009 no les quitan razón, ya que tras una gran destrucción de empleo estos se recuperaron, incluso aumentándose y permitiendo que el PIB remontase hasta un 9%.

El gobierno chino, no tuvo en cuenta que el capitalismo es un sistema muy reacio al intervencionismo, cosa que ha hecho que las llamas de los principales motivos que llevan a una crisis se hayan ido fraguando y estén empezando a arder. A pesar del gran esfuerzo del gobierno chino por impulsar la inversión estatal, no ha sido capaz de parar la base de la amenaza de su futuro, la gran "sobreproducción"; el gobierno chino a través de grandes estímulos ha intentado paliar esta crisis sobreproductiva, pero únicamente ha conseguido agravar los problemas estructurales.

No hace falta que nos remontemos ni 100 años atrás para darnos cuenta que EEUU, después de la I Guerra Mundial, actuó de forma parecida. Los americanos se dieron cuenta que tenían un Stock muy alto y que no tenían salida, lo cual, les hizo pensar en una salida de sus productos más por volumen que por precio, lo que hizo que existiera un gran desfase entre los precios agrícolas y los industriales; ya que los primeros crecen más lentamente que los segundos, lo que hacía disminuir el poder adquisitivo de los campesinos, que eran la principal clientela de la industria.

Tanto la China actual, como los EEUU de los años 20, sufren un desenfreno productivo muy grande, lo que hace que existan grandes dificultades para encontrarles salida.

La destrucción del sistema patrón oro (patrón que respaldaba la moneda de los bancos centrales por su peso en oro) ha permitido que los países le hayan dado "a la máquina" de hacer dinero permitiendo un aumento de concesión de créditos, provocando gigantescas deudas. El Stock total de crédito en China ha alcanzado el 220% del PIB, creciendo de los 9 billones de dólares en 2008, hasta los 35 billones en 2014. Esto ha hecho que China, copiando a los EEUU de los años 20, se adentre en un circulo en el que se utiliza cada vez una mayor proporción de los nuevos créditos para atender las deudas existentes en vez de destinar esto a nuevas inversiones.

En los meses de Junio y Diciembre de 2013 se produjeron dos importantes crisis de liquidez debido a varias subidas en las tasas de créditos interbancarios; lo que significa que los intereses que se cobran por prestarse dinero entre sí los bancos, se disparasen por la desconfianza creada, esto debido a la duda sobre la capacidad real para devolver el dinero.

Hay que tener en cuenta que bajo el capitalismo hay una estrecha y frágil relación entre la intervención en el mercado mundial y su relación con estabilidad social interna. Igual que en su día EEUU, China necesita una gran cantidad de materias primas para abastecer su industria, necesita penetrar en nuevos mercados y mantener su dominio en otros para dar salida a sus mercancías.

EEUU como gigante del siglo XX y China como gigante del siglo XXI andan por un camino y a un ritmo similar. Lo que les hace pensar que la sobreproducción China no es nada más que uno de los pilares de su propia y futura Gran Depresión.