09
Julio
image

Tres días decisivos - ¿GREXIT?

Grecia parece que ha encontrado la forma de financiar sus bancos finalmente. Todo el mundo especuló sobre la posible salida a flote de una nueva divisa nacional, pero se ha confirmado que este próximo martes los griegos recibirán 6.700 millones en total para pagar 3.500 millones al BCE y el impago al FMI de 1.500 millones.

Uno ya no sabe en esta historia quiénes son los ganadores y quiénes los perdedores. Tsipras presentó la semana pasada un plan de propuestas que, según él, conseguirían recaudar 8.000 millones en un plazo de dos años. A posteriori, ha rectificado sus palabras y ha dicho que podría conseguir hasta 12.000 millones, 2.000 millones más de lo previsto por año.

El gobierno griego es consciente de que debe ahorrar, como mínimo, 900 millones en pensiones a la vez que consigue la misma cantidad a través de impuestos que, según ha dicho el ejecutivo heleno, se producirán por subidas en el IVA. Además, se puede especificar que serán de un 10% a un 13% en los bienes de lujo, de un 6,5% a 13% para todo el sector hotelero, y del 13% al 23% para restaurantes, transportes y servicios sanitarios, a la vez que subirá el impuesto de sociedades del 26% al 28%. De estas reformas fiscales se librarán la mayoría de las islas griegas.

Los griegos tienen muy en cuenta que han de hacer una gran rebaja de gasto tanto en defensa como en educación, reformas que están aún por ver. Tsipras tiene confianza en que el MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad) le va a conceder el nuevo préstamo de tres años de vigencia, lo que lo convertiría en el “Tercer Rescate" para evitar el “Grexit”.

Atenas ha bajado su tono ante el Eurogrupo por la precaria situación económica del país. Todo el mundo está pendiente de la reunión del domingo en la que se prevee que se negocie formalmente el rescate que, de no realizarse, produciría un colapso del sistema bancario griego.

Tsakalotos, nuevo ministro de finanzas griego, confía en que los estados miembros de la Unión Europea sean rápidos a la hora de tomar una decisión, ya que tienen una morosidad interna muy alta, un sistema bancario extremadamente frágil y unas próximas obligaciones por pagar.

A causa del “corralito”, se estima que ahora el rescate podría ser de 60.000 millones, cuyo 60% debería llegar por parte de los miembros del Eurogrupo.

Estados Unidos y el FMI le están pidiendo a los jefes de estado y de gobierno europeos que aprueben la oferta de Grecia aunque estos, antes de nada, deberán debatir si la oferta es suficiente, si no, “GREXIT”.